Addio Padre Giuseppe Tommasi (RIP)

Il Comitato per gli Italiani all’Estero COMITES, vuole esprimere il cordoglio dell’intera collettività italiana in Cile per la scomparsa della nostro caro connazionale

Padre Giuseppe Tommasi (R.I.P.)

Reproducimos a continuación una conmovedora

Nota en homenaje y recuerdo :  ( Santiago, 03/08/2009 )

Embajada italiana condecora a misionero scalabriniano

El capellán de los italianos en Chile, padre Giuseppe “Pepe” Tommasi, recibió de parte del gobierno italiano un significativo reconocimiento por su labor misionera y generoso servicio como comunicador. En una emotiva y cálida ceremonia efectuada en el auditorio del Instituto Italiano de Cultura, el gobierno Italiano, por medio de su embajador en Chile, condecoró con la “Stella della Solidarietà Italiana” a meritorios conciudadanos, entre ellos el padre Giuseppe Tommasi, capellán de los italianos en Chile y director del periódico Presenza, el medio de comunicación de la colectividad.

El solemne acto –presidido por el embajador Paolo Casardi-, contó con la asistencia de numerosos miembros de la colectividad, haciendo de la ocasión un encuentro entre amigos.

El padre Giuseppe –o padre Pepe- tiene una larga trayectoria misionera de acompañamiento a sus compatriotas en Latinoamérica. Estuvo durante 7 años en Uruguay, 17 años en Santiago de Chile, 9 años en Argentina y retornó a nuestra capital en el 2001. Dentro de su labor, destaca la edición de 3 periódicos para estas tres colectividades. El de Chile –Presenza-, es quincenal y cuenta con 2.600 suscriptores.

Para el superior de la comunidad scalabriniana en Santiago, padre Algacir Munhak, el premio es un motivo de alegría. “El padre Pepe ha desarrollado a favor de la colectividad italiana en Chile, Uruguay y Argentina una gran labor. Este reconocimiento oficial de parte del gobierno italiano viene a colmar un trabajo de muchos años y para nosotros como congregación es una alegría bastante grande porque es un miembro de nuestra familia religiosa”, dijo.

Junto al misionero, fueron reconocidos otros 4 italianos en Chile: sor Gabriella Omnis, Nelson Cannoni, Humberto Giannini y Paolo Castellani.

-¿Cuál es su labor como capellán de los italianos?

– En Chile quedan de los nacidos en Italia unas 3.500 personas más o menos. El resto son descendientes.

Hacemos lo que podemos, porque no llegamos a todos. Tenemos una misa en la parroquia y otra en el Estadio Italiano. También vamos a La Serena y donde nos llaman. Yo fui a celebrar una misa en Arica, Iquique, Puerto Montt, Limache, Villa Alemana…

En la parroquia doy catequesis, todos los años, a entre 60 y 80 adultos.

También vienen muchos niños a prepararse para su primera comunión, aunque son de tercera o cuarta generación, porque la comunión tenía un sentido muy especial en Italia, con traje blanco, la foto para el tío, el abuelo, la abuela, la reunión…

Además celebramos matrimonios…
Cuando están cercanos a la muerte, nos llaman porque quieren escuchar algo en italiano, la última cosa, la última sensación. Y bueno, hay que correr.

-¿Qué han aportado los italianos a Latinoamérica?

– La cultura son modelos de comportamiento de un país. Está el concepto de familia, de trabajo y religioso, importante, con sus devociones y todos sus elementos, muy vivenciales para su gente. Estoy convencido que en Sudamérica fueron los mismos migrantes de Europa los que en el silencio de su trabajo y en lo cotidiano de sus costumbres radicalizaron las bases cristianas.
La cultura italiana nace del cristianismo y allí están sus principios de vida. En este aspecto, nuestro fundador, Juan Bautista Scalabrini, tuvo una intuición muy grande. Nosotros nacimos caminando junto con los migrantes italianos y ellos mismos se transformaron en misioneros. Estoy convencido que la migración es un motivo de evangelización.

-¿Cómo evangelizan los migrantes?

– Es una evangelización no a nivel intelectual, sino de cultura popular, de la gente simple, que llega a ser religiosa –es decir, a entenderse con Dios- de una manera humilde. Mi mamá nunca leyó en su vida ningún libro, no tenía la preparación y menos el tiempo, pero tenía una fe más grande que la mía, estoy convencido. Los migrantes conservaron esta fe popular, las devociones, las procesiones y fiestas a sus santos y patronos de sus pueblos. Aquí en Santiago, en la parroquia Italiana, sacamos a San Roque y San Antonio, ¡cómo no?

-¿Qué significa para usted esta condecoración?

– Yo creo que con esta condecoración se quiso reconocer el trabajo y una vocación que es ayudar a difundir la cultura de un país. El premio no fue a Giuseppe Tommasi, sino a la presencia de los scalabrinianos que tienen un trabajo de más de 50 años acompañando a los de Italia aquí en Chile.

Fuente: Comunicaciones INCAMI.         Santiago, 03/08/2009

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.